Hípica: The first Challenge

Los deportes hípicos estuvieron entre las primeras manifestaciones deportivas del Club. Casi simultáneamente con el inicio de la práctica del Polo comenzaron tanbién a disputarse las carreras de caballos, en el óvalo del hipódromo inaugurado el 9 de julio de 1890.

Su pista - la más antigua de césped en la historia del turf argentino - fue construida por el gran "hacedor" William Lacey, tenía una extensión de 2.000 metros y sus curvas eran casi perfectas.

Ocupaba lo que hoy son las Canchas de Polo Nº 1 y 2 y se extendía hasta el actual "Pabellón de Hombres", lugar en el que se alzaba una amplia tribuna con capacidad para 600 personas.

En 1910, tras la sanción de una ley provincial que prohibía el funcionamiento de los hipódromos en días laborables se decidió poner fin a la actividad, ya que reducir las justas a los días domingo obligaba a una competencia inútil e improductiva con el Jockey Club.

Por otra parte, las carreras de caballos en días domingos eran algo rechazado por numerosos "gentlemen riders".

 

LA ACTIVIDAD HÍPICA SE ENCUENTRA PUES EN LAS RAÍCES MISMAS DEL "CLUB", Y NO ES DE EXTRAÑAR ENTONCES QUE HAYA SIDO PRECISAMENTE EL CABALLO EL EMBLEMA ESCOGIDO PARA SU ESCUDO.

 

Heredera de estas tradiciones nació en 1977 la idea de crear un "Pony School", destinado a ofrecer a los hijos de los asociados una de las tantas alternativas posibles de práctica deportiva con "petisos". Lo que en sus inicios fue un grupo reducido se desarrollaría luego rápidamente, creciendo en cantidad, incorporando técnica y mejorando en forma progresiva la calidad de su equitación.

Con el tiempo el "Pony School" comenzaría a competir en concursos y a tomar parte en diversos eventos en los que iría afirmando sus capacidades y ganando numerosos premios.

Hoy participa en las competencias de la sociedad rural argentina -la exposición de mayor relevancia en el país en el ámbito agrícola-ganadero y de la industria agroalimentaria- y sus calidades le han valido el honor de ser escogido en los últimos años para formar parte del desfile en el acto inaugural, lo cual pone de relieve el valioso esfuerzo realizado para formar ejemplares con un pelaje homogéneo y jinetes con un buen domino del caballo.

 


Copyright© Hurlingham Club 2010